Oferta – Semana del Entremés

Lunes 15 a Jueves 18 de Octubre
Por cada entremés o plato de empanadillas
que pidáis, os regalamos otro

Para la semana que viene hemos preparado otra oferta muy interesante para los socios del Club de Amigos de Nagoya. Esta vez os damos la oportunidad de ir probando nuestros entremeses o empanadillas a muy buen precio.

Por cada entremés o plato de empanadillas que pidáis, os regalamos otro, a vuestra elección. Esta oferta se refiere a los entremeses y empanadillas de nuestra carta, del número 1 al 20. ¡Consulta la carta ya y ve preparando tu pedido!

El número máximo de entremeses o platos de empanadillas a regalar será de uno por cada dos comensales, y el consumo mínimo debe ser de 12€ por persona (sin contar los platos gratuitos). Y, como siempre, una persona de la pareja o del grupo debe ser soci@ activ@ del Club de Amigos de Nagoya.

Restaurante Japonés Nagoya Semana del Entremés: Gyoza

Gyoza (empanadillas)

Y si no te has dado de alta todavía como Amig@ de Nagoya, visita la siguiente página – todavía estás a tiempo de disfrutar de esta oferta:
Boletín del Club de Amigos de Nagoya

Dashi – Ingrediente fundamental de la cocina japonesa

Nagoya restaurante japonés Madrid: Konbu

Hojas de konbu (cortesía Fotopedia)

Hace poco, hablé de los ingredientes que debes tener a mano si quieres empezar a preparar cocina japonesa. Hoy vamos a usar dos de esos ingredientes, konbu (o kombu) y katsuo bushi, para preparar el caldo dashi, que es uno de los pilares fundamentales de la cocina japonesa. Además, a diferencia de los caldos occidentales, se prepara en cuestión de minutos.

Y una vez que tengas tu dashi, ya puedes usarlo para preparar sopas, ensaladas, salsas, arroces… Si quieres puedes empezar con sopa de miso – sólo necesitarás añadirle miso, tofu y cebolla tierna. ¡Más fácil imposible!

Claro que si te encuentras algo vago, siempre puedes usar el dashi concentrado preparado que encontrarás en las tiendas asiáticas – ¡o venir a Nagoya a tomar tus comidas preferidas!

Receta de ichiban dashi (primer caldo marino)

Ingredientes para un litro de caldo

  • 1 litro de agua
  • 20 gr konbu
  • 20 gr katsuo bushi

Preparación

  1. Colocar el agua y el konbu en una olla y dejar el konbu en remojo durante unos 15 minutos. Calentar la olla a fuego medio. Justo antes de que el agua empiece a hervir (verás las primeras burbujas comenzando a romper en los bordes de la olla), retirar la olla del fuego y esparcir el katsuo bushi sobre la superficie del agua.
  2. Después de 3 o 4 minutos (el katsuo bushi habrá bajado hasta el fondo de la olla para entonces), colar el caldo por un colador forrado con un paño de muselina o un filtro de café.
  3. Usar el caldo el mismo día, o conservarlo en un recipiente hermético durante un máximo de 4 días en el frigorífico. (No hay acuerdo sobre si es conveniente o no congelar el dashi. Algunas personas dicen que sí, que no hay ningún problema, mientras que otras dicen que el caldo pierde su aroma y sabor si se congela – ¡así que, tú decides!)

Receta de niban dashi (segundo caldo marino)

El niban dashi tiene un sabor menos refinado y una apariencia más nublada que el ichiban dashi, pero sigue siendo perfecto para usar en sopas de miso y una variedad de otros platos, por lo que el dashi casero sale muy económico. Es importante señalar que los ingredientes no se deben cocinar más tiempo de lo indicado, ya que en caso contrario el caldo desarrolla un sabor amargo y se vuelve turbio. Además, debes preparar el niban dashi inmediatamente después de hacer el ichiban dashi, ya que el konbu y el katsuo bushi se estropean rápidamente una vez que hayan sido cocinados.

Ingredientes para un litro de caldo

  • 1 litro de agua
  • El konbu y el katsuo bushi que se usaron para preparar el ichiban dashi

Preparación

  1. Combinar todos los ingredientes en una olla. Poner la olla a fuego lento y cocinar la mezcla durante 10 minutos. Retirar la olla del fuego y colar el caldo por un colador forrado con un paño de muselina o un filtro de café.
  2. Usar el caldo el mismo día, o conservarlo en un recipiente hermético durante un máximo de 4 días en el frigorífico.

Seguiremos con más recetas…

Una típica comida japonesa en casa

Hoy quiero hablar de cómo es una comida típica japonesa, servida en casa. Difiere bastante de una comida occidental y también del estilo de comidas a las que estamos acostumbrados en los restaurantes japoneses en Occidente.

En la cultura occidental, una comida consiste en un primer plato ligero, o posiblemente dos, seguido de un plato principal, y luego otros platos más pequeños. El formato más básico es: sopa o entrante, plato principal, y postre. El plato principal aporta proteínas, y puede ser de carne, de pescado o algo vegetariano, mientras que los platos de guarnición suelen contener verduras y almidón.

En Japón, una comida se compone de varios platos, pero todos se sirven a la vez. Suele consistir en arroz cocido al vapor, fuente de almidón; una sopa, que suele ser sopa de miso; y al menos dos platos. El arroz es inexcusable y cotidiano, pero es el punto central de la comida. Las guarniciones se llaman colectivamente okazu, y son los actores secundarios frente al arroz.

El okazu principal suele aportar las proteínas – un pescado a la plancha, o algún plato de carne. El okazu secundario puede ser un plato de verdura, o más proteína, en forma de algún tipo de haba. Por lo general, todo se sirve en su propio recipiente. El okazu secundario en particular se suele tomar de forma familiar, y cada comensal lo va comiendo desde el recipiente. La forma habitual de tomar una comida japonesa es sujetando el tazón de arroz en la mano, luego tomando un poco de cada plato de entre los distintos okazu. De vez en cuando, se deja el tazón de arroz, y se coge el plato de sopa para tomar un sorbo y comer algunos de los alimentos que lleva.

Hay una categoría especial de okazu, llamado hashi yasume, o “descanso para los palillos”. Este es un plato que contrasta en sabor, textura, temperatura, etc. con el plato principal. Los encurtidos son los más típicos hashi yasume. También se pueden servir ensaladas pequeñas como hashi yasume.

Todo esto puede parecer mucha comida, pero en realidad la cantidad de alimento en cada plato no es grande. Por otro lado una comida japonesa también se tiende a tomar más despacio, lo cual lo hace ideal para vigilar el peso. Sin embargo, una comida de estas características es mucho trabajo para el cocinero o la cocinera, y por esa razón la mayoría de los hogares japoneses no sirven comidas de este tipo todos los días.

Como vemos en esta descripción, no es costumbre tomar entrantes – los platos que ves en las cartas de los restaurantes japoneses en Europa indicados como entrantes, allí se toman junto con el plato principal. La comida japonesa tampoco suele acabar con un postre – por lo general sólo se toma una taza de té caliente. Los japoneses toman dulces como un tentempié entre comidas, aunque esta costumbre se va cambiando algo a medida que los jóvenes, sobre todo, van adoptando las costumbres europeas o norteamericanas.

Si te apetece tener una idea de cómo puede ser una comida típica japonesa, pero no estás acostumbrado a compartir los platos con tus compañeros de mesa, pruébalo en tu próxima visita a Nagoya. Y prueba también a tomar los distintos platos a la vez – al pedir, dile al camarero que puede servir todos los platos al mismo tiempo. Y sobre todo… ¡disfruta!