A los Japoneses les Gustan los Huevos – y si Están Crudos Mejor

El japonés medio consume alrededor de 320 huevos (tamago) cada año, según la Comisión Internacional del Huevo, una de las cifras más altas del mundo. Los huevos se disfrutan en muchos platos dulces y salados, como el plato de desayuno llamado tamagokake-gohan, un huevo crudo mezclado con arroz al vapor caliente y aderezado con un chorrito de salsa de soja. Otros platos de huevos populares incluyen om-rice, una tortilla rellena de arroz; pudding (o purin), la versión japonesa del flan de caramelo; y chawanmushi, un flan de huevo al vapor (salado).

Restaurante Japonés Nagoya: Huevo Crudo

He leído que los pollos domésticos fueron introducidos a Japón desde China a través de Corea hace alrededor de 2.500 años, pero los huevos se utilizaban con fines medicinales y como ofrendas sagradas y no como alimento. El consumo de huevos era prohibido periódicamente desde el siglo XIV, prohibición que por lo general se incluía en varios edictos, motivados por el budismo, contra el consumo de animales (aunque, curiosamente, se podían comer pollos). Sólo se convirtió en aceptable comer huevos en el Período Edo (1603-1867), aunque fuera como un artículo de lujo. Incluso en el siglo XX, el japonés medio sólo comía unos 40 huevos por año.

No fue hasta después de la Segunda Guerra Mundial que realmente despegó el consumo de huevos. Los alimentos ricos en proteínas y calcio se consideraban fundamentales para mejorar la salud dañada de la población japonesa, y el gobierno y los medios de comunicación se esforzaron por aumentar el consumo de huevos, productos lácteos y carne. Ya para la década de los 60, los huevos eran un elemento básico de los hogares. Una de las frases que definieron la década de los 60 y 70 fue “Kyojin, Taiho, tamagoyaki,” las tres cosas más queridas por los niños – el equipo de béisbol los Gigantes (Kyojin) de Yomiuri, un gran campeón popular de sumo, y la tortilla dulce-salada que ahora es un elemento básico de los almuerzos en cajas Bento.

Los huevos que se venden en Japón tienen una “fecha de consumo preferente” estampada en su caja. Esta fecha indica el último día en que los huevos pueden ser consumidos con seguridad crudos o poco cocidos – un factor importante, ya que tantos huevos se comen así. De acuerdo con la Asociación Japonesa de Productores de Huevos, los huevos sin daños que se han almacenado correctamente se pueden comer crudos con seguridad hasta 16 días desde su puesta en verano, y hasta 57 días en invierno. Más allá de esto se deben cocinar completamente.

Además del tamagokake-gohan, los huevos crudos se utilizan como una salsa para el sukiyaki, se colocan encima del arroz al curry, se mezclan con natto (soja fermentada) para hacer un plato de acompañamiento muy viscoso pero delicioso, y para muchas más cosas. También existen los tamago onsen, huevos que se cocinan en sus cáscaras a alrededor de 67 grados para que la yema se cuaje blandamente mientras el blanco sigue estando suelto. Los Tamago Onsen antes sólo se encontraban en las fuentes de aguas termales (onsen), donde eran cocinados colgándolos en cestas dentro del agua del manantial caliente, pero hoy en día se pueden comprar en cualquier supermercado.

Receta Japonesa: Salmón Teriyaki con Bok Choy

Hoy una receta saludable, fácil y rápida. Ideal para el viernes por la noche cuando has tenido una semana muy ocupada porque, una vez que hayas marinado el pescado, durante 20 minutos (o el tiempo que se puede), sólo tardarás otros 15 minutos para cocinarlo. Este es otro de los platos que me gusta presentar, porque se utilizan ingredientes que no son difíciles de encontrar en España (o se pueden sustituir por productos españoles, como el mirin), pero el sabor del plato final es decididamente asiático.

restaurante japonés nagoya: salmón para teriyaki

Ingredientes (para 4 personas)

  • 650 g de filete de salmón, sin piel y cortado en trozos de 2 cm
  • 1 cucharada de aceite de girasol (de cacahuete)
  • 3 cebolletas, con sus partes blancas y verdes, en rodajas finas cortadas en diagonal
  • 350g bok choy (col china) bebé, las hojas gruesamente picadas, y los tallos cortados en rodajas finas.

Marinada

  • 1 cucharada de jengibre fresco finamente rallado
  • 3 cucharadas de salsa de soja
  • 3 cucharadas de mirin (o jerez)
  • 2 cucharadas de miel.

Preparación

  1. Combinar todos los ingredientes de la marinada en un bol, añadir los trozos de salmón y mezclar juntos. Cubrir y dejar marinar en la nevera idealmente durante una noche, pero en caso de prisas 20 minutos es suficiente.
  2. Calentar el aceite en un wok o sartén grande hasta que esté caliente. Agregar el salmón en 2 lotes, sacudiéndolo para quitar la mayor cantidad de marinada posible (guardarla para más tarde). Saltear el salmón a fuego vivo durante unos 3 minutos, removiendo todo el tiempo, hasta que se selle por todas partes, pero estando aún un poco rosa por dentro. Sacar de la sartén y guardar para luego.
  3. Añadir las cebolletas a la sartén durante 30 segundos solamente, entonces añadir el bok choy y saltear durante 1 minuto, removiendo hasta que las hojas se empiecen a marchitar. Agregar la marinada reservada y cocinar durante un minuto hasta que los tallos sigan crujientes pero cocidos. Devolver el salmón a la sartén y remueva hasta mezclarlo todo

Almuerzo típico en Japón: $5 y 24 Minutos

El otro día leí una noticia escalofriante. Me imagino que la encuesta se llevó a cabo en las ciudades más grandes, pero aún así es preocupante.

La noticia empezó señalando que el gasto medio en el almuerzo en Japón cayó en ¥10 en los últimos tres años hasta ¥539 ($5,03), según una encuesta realizada por Dai-ichi Life Insurance Co. publicada este mes.

Bento

Bento

La encuesta de 6572 personas se llevó a cabo a través de Internet y los encuestados no fueron seleccionados al azar, por lo que no se pueden extraer conclusiones definitivas. Pero los resultados sugieren que los hombres y mujeres de entre 20 y 30 años están ahorrando más que las generaciones mayores.

La cantidad media de dinero gastada en el almuerzo por ese grupo de edad cayó en ¥26 en los últimos tres años hasta ¥522,5. Los hombres entre 20 y 30 años gastan sólo ¥498 en su comida, la cantidad más baja entre todos los grupos de edad y sexo.

“Los trabajadores parecen estar reduciendo el costo de su almuerzo, posiblemente debido al aumento del impuesto sobre el consumo”, indicó la encuesta, en referencia a la subida del impuesto nacional sobre las ventas hasta 8%, desde 5%, el 1 de abril de 2014.

El estudio también descubrió que los japoneses tardan, de media, 24 minutos todos los días en el almuerzo. De los encuestados, el 12% dijeron que terminan su comida en menos de 10 minutos. Los hombres entre 30 y 40 años tardan el menor tiempo en el almuerzo, 20 minutos, lo cual es siete minutos menos que las mujeres de 20 a 30 años, que tardan el mayor.

Más de la mitad de los consumidores eligen una caja de almuerzo estilo japonés, el bento, para su comida del mediodía, según la encuesta.

Como dije al principo, esto me parece muy preocupante. Menos mal que vivimos en España, ¡donde el almuerzo todavía se celebra como es debido!